Fusión de imagen de RMN y ecografía prostática

Home Oferta asistencial Fusión de imagen de RMN y ecografía prostática

Fusión de imagen de RMN y ecografía prostática

El cáncer de próstata -el primero en incidencia en hombres- se diagnostica en primer lugar mediante una analítica de sangre –conocida como PSA -, seguida de un tacto rectal. En los casos en que el resultado es sospechoso, se efectúa una biopsia de una muestra de la glándula para su posterior análisis.

Se ha demostrado que al tomar sólo pequeñas muestras de tejido, se trata de una prueba poco específica ya que, en ocasiones, no indica el grado de agresividad del tumor, imprescindible para aplicar un tratamiento. Por ello, a menudo se llevan a cabo extirpaciones innecesarias, ya que la elección del tratamiento es difícil si no se conoce el alcance de la enfermedad abocando al paciente a una disfunción eréctil o una incontinencia urinaria que se podía haber evitado.

En Creu Blanca apostamos por realizar una resonancia magnética prostática multipararamétrica.

“Actualmente la RMN prostática con secuencias de difusión, que se realiza en equipos de última generación, sin la utilización de antenas endorectales, es la técnica de elección por su especificidad y sensibilidad en la localización, así como para determinar la agresividad y estadiaje de los tumores prostáticos”, explica el Dr. Xavier Alomar, Responsable de la Unidad de Radiología de los Centros Médicos Creu Blanca.

Esta técnica tiene un valor predictivo muy elevado y evitará realizar biopsias innecesarias si los resultados son óptimos. “Proporciona una mejora en dicho diagnóstico en un 60% de los casos. Hoy en día ninguna otra tecnología es capaz de alcanzar estos niveles de eficacia”, añade el Dr. Alomar.

En caso de detectarse una lesión sospechosa, se procede a fusionar las imágenes en 3D obtenidas en la resonancia con la imagen en directo de la ecografía (lo que se llama Fusión de imagen de resonancia y ecografía).

“El resultado es una imagen en 3D de la glándula prostática capaz de localizar las lesiones sospechosas con una precisión o variación menor a 2 mm. Es decir, la técnica proyecta la localización del tumor hallado en la resonancia en 3 dimensiones sobre la imagen de la ecografía también en 3D, lo que permite dirigir la aguja de la biopsia exactamente al lugar de la lesión”, concluye el Dr. Alomar.

Fusión de imagen de RMN y ecografía prostática